Llegar a casa del trabajo y ponerse a hacer la colada, una de las pesadillas de muchos de nosotros. Coger la ropa sucia, meterla en la lavadora, y tenderla; para posteriormente plancharla. Y no hablemos de si se nos ha caído un botón o se nos ha roto la ‘sobaquera’ de un jersey. Para poner fin a toda esta faena (nunca mejor dicho), un grupo de españoles ha creado Telelavo, una suerte de compañía que, por una tarifa plana, prometen quitarnos todos esos quebraderos de cabeza, ahorrándonos así tiempo y dinero.

Telelavo, ha explicado en OKDIARIO que tras “cuatro años de investigación”, decidieron “sacar al mercado la primera lavandería artesanal a domicilio, la primera red de talleres que se ocupa de la higiene del textil, de principio a fin”. Se trata de una empresa que, aunque de momento sólo se encuentra en Madrid, cuenta con unos planes de expansión por toda España y que, en su primer mes, ha logrado facturar lo que esperaban alcanzar en cuatro.

“Tenemos tarifas planas para prácticamente todo, ¿por qué no tener algo para la ropa?”

“Esta idea surge de nuestra propia experiencia. Se nos hacía muy arduo el poder compaginar nuestros trabajos con las tareas del hogar”, explica Bande a este periódico. “Analizamos el mercado y vimos que no teníamos, en ningún lugar, la opción de poder dejar la higiene de nuestro textil en manos de terceras personas para despreocuparnos al 100%”, continúa.

Tras cuatro años de investigación, los creadores de Telelavo llegaron a la conclusión de que había “un boom impresionante con las lavanderías de autoservicio, pero que no nos terminan de solucionar el problema“. Por ello, surgió la idea de lanzar al mercado un servicio de recogida, limpiado, secado, planchado y, si es necesario, costurería, por un precio fijo. “Tenemos tarifas planas para prácticamente todo, ¿por qué no tener algo para la ropa?”, se pregunta Bande.

“El primer mes en Atocha hemos cerrado la facturación a un nivel del cuarto mes en nuestro plan contable”

Como ventaja añadida, el portavoz de Telelavo explica que son una empresa ecológica: “Nuestras lavadoras, midiendo el peso de las prendas que hay en su interior, calculan qué cantidad de agua utilizar y qué cantidad de detergentes, con lo que el gasto es menor“.

“Podemos decir que el primer mes en Atocha, el de marzo, hemos cerrado la facturación a un nivel del cuarto mes en nuestro plan contable. Hemos superado nuestras expectativas, que ya eran buenas”, afirma Bande, que subraya, además, que “ahora mismo tenemos un plan de expansión muy ambicioso, pero sin olvidar que es realista. Actualmente tenemos veinte precontratos de franquicia firmados, en las ciudades de Alicante, Barcelona, Valencia, Madrid o Coruña, y la acogida es muy buena. Sobre todo en zonas con humedad, como en la zona norte del país”.

Okdiario Economía