Un miembro de la ejecutiva de Anova, partido que comparte con Podemos e Izquierda Unida la coalición En Marea, ha dimitido de sus cargos en el partido y otras instituciones por las acusaciones vertidas en redes sociales de varias usuarias que aseguran haber sido víctimas de abusos sexuales por su parte.

El individuo, del que no se revela el nombre al no tener denuncias comprobadas ante la justicia es B.B. Además de pertenecer al partido nacionalista gallego también formaba parte del núcleo duro de Xeira, una organización política de ideología comunista que se define a sí misma como marxista, leninista, feminista e independentista.

A raíz del hastag #cuéntalo, mediante el cual distintas usuarias de las redes sociales se decidieron a contar los casos en los que habían sido víctimas de abusos y violaciones, varias tuiteras hicieron pública su historia.

“Hace un año que dejé la militancia en Xeira por el abuso sexual de un camarada que estaba borracho. Unos meses más tarde, me enteré de que otra chicas ya habían dejado la militancia por razones similares”, contaba una de ellas.

A raíz de este mensaje, la ex militante de Xeira asegura haber recibido mensajes de otras mujeres que también fueron víctimas de B.B.

Estas acusaciones y las respuestas que se han dado por parte de Anova, Xeira y la organización Espiral han generado una respuesta general de rechazo e indignación entre los colectivos feministas y el resto organizaciones de izquierdas, que repudian este tipo de comportamientos “basados en amiguismo e intereses políticos”.

Amenazas de Xeira

Según ha podido saber OKDIARIO, la asociación comunista “amenaza, presiona y coacciona” a sus militantes. Además, según las mismas fuentes Xeira ha advertido que se dedicará a “espiar y seguir a aquellos que se han posicionado en contra a través de infiltrados en asambleas”.

Precisamente, la asociación hizo una asamblea en la que mujeres de la Universidad de Santiago de Compostela tenían que decidir qué se iba a hacer con B.B. A la reunión acudieron varias militantes de Xeira que defendieron al acusado en redes sociales.

Desaparecido en redes sociales

El supuesto agresor sexual ha decidido borrar sus cuentas en redes sociales. Lo ha hecho a raíz de que se haya hecho pública la noticia.

Ante esto, las denunciantes y sus compañeras han decidido distribuir sus fotografías por la red para que los supuestos abusos no queden en agua de borrajas. Las fotografías, que este medio incluye difuminadas son las mismas que los usuarios de las redes están publicando en sus perfiles.

Comisión de investigación

La comisión permanente del partido nacionalista gallego del que el denunciado públicamente formaba parte ha publicado un comunicado en el que anuncia la puesta en marcha de una investigación donde se creará un expediente informativo para “aclarar la situación y tomar las medidas pertinentes”.

Lo cierto es que el partido ha reaccionado tarde, varios días después de la denuncia y cuando el mensaje se estaba empezando a extender y a convertirse en viral.

Amigo de Quinteiro

Según ha podido apreciar este medio, B.B compartió comida con la diputada de Podemos Galicia que se enfrentó a la policía defendiendo a unos jóvenes que reventaban coches el mismo día del incidente.

En esa misma comida, uno de ellos llamó “hijo de puta” al portavoz y candidato a la Xunta de En Marea, entre las risas de Paula Quinteiro y sus compañeros de mesa.

Okdiario España