El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Leganés ha condenado a la periodista Patricia Ariadna López Lucio por intromisión ilegítima en el derecho al honor del subinspector de Policía Nacional Alfredo Perdiguero. Como establece la juez en la sentencia, la periodista de Público vinculó al funcionario policial con un partido neonazi.

El subinspector Perdiguero interpuso en 2017 una demanda de protección de sus derechos al honor, intimidad y a la propia imagen contra Patricia Ariadna López Lucio y Público por considerar ofensivo el artículo publicado en dicho digital titulado “El policía y tertuliano Perdiguero participa en unas charlas de un partido neonazi”.

Fallo de la sentencia que condena a Público y a la periodista Patricia López

La sentencia demuestra que Patricia Ariadna López Lucio mintió y vulneró el derecho al honor del policía Perdiguero. La juez Sánchez Sánchez considera que la periodista de Público faltó a la veracidad en algunos de los datos que vertió en dicho artículo. La magistrada insiste en que la periodista de Público emitió opiniones y juicios de valor en su trabajo periodístico.

Además, la sentencia califica punta que “desde el titular y el encabezamiento” del propio artículo, el interés de Patricia Ariadna López Lucio fue “criticar el comportamiento protagonizado por el subinspector Perdiguero en algunas de las charlas y tertulias de televisión en las que participa”.

La magistrada asegura que Patricia Ariadna López Lucio no ha llevado a cabo su actividad periodística de manera diligente amparándose en el ejercicio de libertad de expresión, sino que se dedica a “utilizar expresiones y calificaciones especialmente gratuitas, ofensivas, vejatorias e innecesarias” a la hora de emitir juicios en contra del policía.

El fallo de la sentencia también obliga al Diario Público a publicar la resolución judicial en dicho digital y a pagar 2.000 euros.

El subinspector demandó a la periodista

En la demanda que inicialmente interpuso el subinspector Perdiguero, se consideró que los contenidos del artículo escritos en Público eran “totalmente difamatorios atentando gravemente contra el derecho al honor e intimidad”, cuyo honor “fue lesionado en gran medida, afectando a la buena reputación y honra”.

Por su parte, y en la labor de contraste de las acusaciones de López, este periódico acudió en primera persona a diferentes Unidades del Cuerpo Nacional de Policía para preguntar e interesarse por la fama de Perdiguero. En concreto, charlamos con algunos agentes de la Brigada de Información, de la Unidad Central de Intervención, del Registro Central de Detenidos y de la Brigada de Antidisturbios del complejo de Moratalaz; además de acudir a la comisaría de Ciudad Lineal, donde está destinado el subinspector. Y en ningún momento nadie se identificó con las palabras en las que Patricia Ariadna López Lucio asegura, son sus propios compañeros los que afirman que “no tiene autoridad ni permiso para hablar en los platós de televisión en nombre de la Policía”.

Patricia Ariadna López Lucio aseguró en el texto objeto de la demanda que el subinspector “obligaba a pagar a los afiliados de un sindicato policial por contratar los servicios de los abogados -siendo esto completamente falso-, una práctica por la que recibió varias querellas por estafa”. Según las fuentes consultadas por OKDIARIO, a Alfredo Perdiguero no sólo nadie le ha demandado por estafa, sino que nunca ha declarado como investigado, por lo que jamás le han juzgado por ello.

Okdiario Investigación