El acuerdo de Gobierno entre los dos polos ultras de la política italiana ha provocado una estampida de inversores que se ha dejado notar en los mercados esta semana. El pacto alcanzado entre los populistas de izquierdas -el Movimiento Cinco Estrellas- y de derechas -la Liga Norte- ha vuelto a convertir este viernes la Bolsa de Milán en la peor de Europa.

El FTSEMIB se ha dejado otro 1,5%, hasta 23.446 puntos, mientras el bono italiano ha vuelto a aumentar su rentabilidad cerca de otro 5%, con lo que la prima de riesgo italiana ha vuelto a aumentar hasta los 160 puntos, cada vez más lejos de los 82 puntos en los que se sitúa la española.

El sector financiero italiano -cuya salud es más delicada de lo que sería deseable para el BCE- ha sido uno de los más golpeados por el nuevo panorama político, aunque la incertidumbre es compartida por otros sectores cuyos intereses pueden chocar con los del nuevo Gobierno.

El temor que ha provocado entre los inversores el programa económico pactado por estos partidos pone de manifiesto el peligro que supone el populismo para las economías más avanzadas.

Entre sus medidas estrella, figuran una drástica bajada de impuestos, una renta básica universal de 781 euros mensuales para personas que viven en una situación vulnerable o una reforma del sistema de pensiones. Reformas, todas ellas, que serán observadas desde Bruselas por el impacto que pueden tener en el déficit de Italia.

Pese a todo, Cinco Estrellas y la Liga Norte han suprimido de su agenda otras medidas que habían desatado la alerta de los inversores, como el abandono del euro o la condonación de la deuda.

Esta última propuesta había salpicado a todos los bancos europeos que poseen en su cartera deuda italiana, entre ellos al español Banco Sabadell, que ha sido penalizado esta semana en Bolsa por los 9.700 millones de deuda italiana que tiene en su poder.

Okdiario Economía