La Generalitat ya burló al Gobierno de Pedro Sánchez con la apertura de nuevas embajadas, cerradas por el Ejecutivo de Rajoy

La política del PSOE recoge también la vocación de reforzar la promoción de Cataluña en el exterior

Los independentistas centrarán sus próximas reclamaciones a Pedro Sánchez en la acción exterior, uno de los principales brazos para difundir su propaganda contra el Estado.

La Generalitat ya burló al Gobierno con la apertura de nuevas embajadas, cerradas por el Ejecutivo de Rajoy. La última será la de Roma, prevista para finales de este mismo mes, según confirman en fuentes del gobierno catalán.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, avanzó a mediados de septiembre que recurriría esas aperturas “por un problema de procedimiento” ya que la Generalitat no habría respetado los procedimientos legales en vigor al no haber informado al Gobierno con la suficiente antelación para que emitirse un informe sobre si estas oficinas se ajustaban a los fines y objetivos de la política exterior española.

En junio, y en una de sus primeras decisiones como presidente catalán, Torra aprobó un decreto para reabrir las delegaciones de Acción Exterior cerradas en aplicación del artículo 155. Algunas ya han sido abiertas y otras se encuentran en procedimiento público para asignar personal.

Reactivación del Diplocat

En paralelo, también restableció el Diplocat, el órgano que se gestiona la actividad ‘diplomática’ del proceso soberanista y a través del que, en los últimos años, se han publicitado sus tesis de ruptura.

Por el momento, la acción exterior del Govern se desarrolla con permiso del Ejecutivo. La política del partido de Gobierno recoge también la vocación de reforzar la promoción de Cataluña en el exterior, “ampliando los mecanismos de representación y decisión en las instituciones europeas”, potenciando las comunidades catalanas en el exterior o promoviendo el liderazgo de Cataluña en el Comité de las Regiones de la Unión Europea. Asimismo, Sánchez está dispuesto a impulsar el uso oficial del catalán en las instituciones comunitarias.

Okdiario España